Memoria talleres/Hecho en el pueblo

Conversar con otras personas sobre nuestras inquietudes y deseos para con nuestra comunidad y nuestro pueblo. Disfrutar de ese encuentro, de ese compartir y proponer. Recuperar la ilusión por “hacer con otrxs”, mejorar la convivencia y la vida en el pueblo y la comarca, poniendo en valor la iniciativa y la experiencia compartida por los vecinos y vecinas. Todo eso y más ha sido “HECHO en el PUEBLO / laboratorio ciudadano”, la convocatoria de talleres de creación colectiva a propuesta de Medialab Prado, dentro de la iniciativa “Laboratorios Ciudadanos Distribuidos”, junto con el Ministerio de Cultura y Deporte

El confinamiento perimetral por localidades en la Sierra de Huelva hizo inviable uno de los talleres convocados, el “Deshidratador Solar Casero” que coordina la Asociación Las Guindas. Los otros dos “BIDIS: Biblioteca Digital Serrana” y “Lo que no se NOMBRA no EXISTE: cultura e identidad en Arroyomolinos de León”, compartían temática en torno a patrimonio cultural, identidad territorial, intercambio de saberes y redes de colaboración para el bien común desde un enfoque local y comarcal.

La MEMORIA de BIDIS puedes consultarla en este fantástico artículo de nuestro amigo Antonio Cuaresma de Rutas Sierra 

Y lo que ocurrió en “Lo que no se NOMBRA no EXISTE: cultura e identidad en Arroyomolinos de León”, te lo contamos en la próximas líneas

Algo (importante) se está perdiendo

El problema que ponemos sobre la mesa es que los saberes tradicionales y elementos culturales que forman parte de la identidad de Arroyomolinos de León corren riesgo de desaparecer. No existen registros adecuados, ni cauces para una transmisión de conocimiento y cultura por parte de las generaciones más jóvenes.

Nos juntamos algunas personas para hablar de ello y buscar soluciones

La promotora del taller fue Encarni Molina Grande-Caballero, Bosco Valero hizo de mediador, y como colaboradorxs del taller, se apuntaron Laura Corpas, Encarna Grande-Caballero Sánchez, Marily García y Elena Grande-Caballero Martin. 

Como mentor tuvimos la suerte de contar con Sergio Arranz López, experto en participación y desarrollo comunitario rural vinculado al proyecto Terris (Territorios e Innovación Social), de co-creación para una Nueva Ruralidad, y muy conocido por su recuperación de las “hacenderas”.

Se han hecho tantas cosas… y lo que queda por hacer.

Conversamos sobre la actividad cultural y asociativa en el pueblo, que ha sido siempre muy intensa. Existen muchas experiencias previas de participación, colaboración y apoyo mutuo en lo cultural, pero coincidimos no se han puesto en valor ni se han documentado lo suficiente. Se echa la vista atrás y se ponen en común una serie de acciones que en el pasado dieron fruto como:

  • Jornadas Patrimonio (2006): muy participativas, afloraron sentimientos y saberes identitarios.
  • Informe para la catalogación BIC de los molinos: aunque no se consiguió, el trabajo de investigación es de gran valor y sin fecha de caducidad.
  • Revista Cascarrabias: desde el 98 al 2011, revista trimestral de contenido cultural y alto valor de comunicación.
  • Publicaciones del centro de Personas Adultas : Palabras y más Palabras, los Remedios de la Abuela Sierra.. ponen en valor patrimonio oral. 

Coincidimos en que el patrimonio y la tradición son temas que ayudan a vincular generaciones, y abren proceso nuevos de identificación con el pueblo, su historia, costumbres, pero también con una visión de futuro.  Los molinos y la cultura de la molienda son ejes vertebradores de cualquier iniciativa sobre identidad. El hecho de que sean de titularidad privada en su práctica totalidad, no tiene por qué ser un obstáculo insalvable. 

Sergio Arranz nos introduce en la cultura de las “hacenderas”, y nos damos cuenta que aunque no existe esa palabra en nuestro vocabulario, sí que conocemos experiencias de colaboración y apoyo mutuo en trabajos comunales de algún tipo en la localidad. 

Hemos acordado algo.. a ver qué te parece.

Los y las participantes coinciden en poner en marcha una iniciativa con la denominación “MAQUILA”. Una red de acción cultural cuyo objetivo es recopilar los saberes tradicionales que son signo de identidad local y su preservación para las generaciones futuras. Maquila, según la definición recogida en “De la A a la Z, palabras y más palabras” de Encarna Grande-Caballero es una “porción de harina, de trigo, etc.. que el molinero cobraba por moler el trigo u otro cereal”. Era por tanto un pago “en especias”, cercano a lo que entendemos por trueque. Muy común en la cultura de la molienda. 

MAQUILA no es una nueva asociación, es una iniciativa de participación comunitaria y creación cultural que tiene estos rasgos:

  • Quiere construir identidad arroyenca pensando en las generaciones futuras
  • Con personas diversas con intereses e inquietudes comunes
  • Intención pedagógica: el cole como centro de actividad
  • Retomando temas y proyectos ya trabajados con nuevo enfoque, personas y ganas
  • De menos a más: partir de lo pequeño y factible
  • Que ponga en valor y festeje la colaboración y el apoyo mutuo
  • Basada en el hacer y no en el convencer
  • Intergeneracional : de mayores a nuevas generaciones, que serán las protagonistas
  • Multimedia porque va a usar diferentes soportes: revista en papel, redes sociales.

¿Quieres propuestas concretas? Ahí van unas cuantas.

Estas son algunas de las acciones que se pusieron encima de la mesa, para su valoración y puesta en marcha:

  • Recopilación de canciones y juegos tradicionales como un trasvase de cultura arroyenca desde las personas mayores a la gente menuda.
  • Entrevistas a gente mayor para documentar oficios y tradiciones 
  • Documentar historias, relatos y anécdotas históricas, como “el melón de fuego”.
  • Recopilación de libros y autores que hablan de Arroyomolinos de León.
  • Elaborar / Recuperar y acondicionar la “ruta de los molinos”.
  • Maqueta a escala (y funcional) de un molino de rodezno .
  • Investigar sobre “custodia del patrimonio” como una manera de involucrar positivamente a la propiedad en el mantenimiento de la cultura local.
  • Revista “Maquila” (en papel y online) que documente las actividades, y sea una actividad en sí misma. Hay un resurgir de las publicaciones en papel en el medio rural, aprovechar esa corriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *